Martes, 12 Diciembre 2017
                   
giweather joomla module
Los 3 mosqueteros
Familiares de Lucas Muñoz duda de los peritajes de la Gendarmería

Familiares de Lucas Muñoz duda de los peritajes de la Gendarmería Featured

Javier, el hermano, habló del “golpe duro” que fue el hallazgo, más de un año después, de la vaina de un proyectil en el sitio donde apareció muerto el policía.
El cielo estaba demasiado gris y una lluvia intensa castigaba sin pausa a Bariloche la fría mañana del 2 de octubre pasado. Javier Muñoz tenía sensaciones encontradas. Después de varios meses, regresaba con un mar de dudas al lugar donde hallaron el cadáver de su hermano, el policía Lucas Muñoz. Esta vez, para una nueva peritación, que finalizó con un hallazgo sorprendente: los peritos de la PSA(Policía de Seguridad Aeroportuaria) encontraron una vaina servida con la misma numeración de aquella que habían hallado hace casi catorce meses junto al cuerpo de la víctima.

Javier confesó que fueron minutos muy duros. Las piernas le temblaban, la garganta se le cerraba y sentía un escalofrío que recorría todo su cuerpo.

“Hallar la vaina después de más de un año fue un golpe muy duro”, afirmó ayer Javier. “Es otro golpe porque es como empezar otra vez”, explicó. “Todo esto te hace pensar si los peritos de Gendarmería hicieron bien el trabajo”, sostuvo.

“La vaina estaba a unos veinte o treinta centímetros del lugar donde se encontró el cuerpo de Lucas”, señaló Javier. “Era algo obvio, estaba tapada con un yuyo. La vaina estaba ahí nomás”, cuestionó. Pero ningún perito de Gendarmería, que estuvo en el lugar en agosto del año pasado, la encontró.

“No se tomaron los recaudos para hacer bien el trabajo”, advirtió. El informe de Gendarmería concluyó que habían plantado el cuerpo de Muñoz. Que el homicidio del oficial ayudante, de 29 años, se había ejecutado en otro lugar. Durante más de un año se trabajó con esa hipótesis.

Peritos del cuerpo de Investigaciones Forenses de la Justicia rionegrina revisó los informes y llegó a otra conclusión: no descartaron que Muñoz haya sido asesinado en el sitio donde encontraron el cuerpo, en un descampado, en las afueras de Bariloche, cerca de la ruta de Circunvalación. El hallazgo de la vaina consolida ese tesis. Es más: los peritos creen que corresponde al proyectil que mató a Muñoz.

Cuando encontraron el cadáver estaba con su uniforme, tenía su documentación, su arma reglamentaria y su celular. No tenía indicios de haber sido torturado durante los 27 días que estuvo desaparecido.

“Fue muy duro volver al lugar. Ver la reconstrucción, escuchar la detonaciones del arma de fuego, porque imaginás el disparo en la pierna de mi hermano, tal vez cuando intentaba escapar o se negaba a hacer algo”, explicó Javier.

“Te lo imaginás arrodillado, antes de que lo maten. En ese momento sentí un escalofrío, las piernas me tiritaban, porque es como que estaba viendo todo. Parecía que estaba ahí presente sin poder ayudarlo”, relató.

“Te duele mucho más porque pensás en la impunidad de aquellos que mataron a Lucas que andan como si nada, dando vueltas”, sostuvo.

Plazos
27 días
mediaron entre que el policía fue visto por última vez y su cuerpo apareció en un descampado.
439 días
transcurrieron desde que Lucas Muñoz desapareciera misteriosamente mientras iba a trabajar a la comisaría 42.
Sospechas y certezas en un descubrimiento clave
Javier Muñoz reconoció que antes de que fueran al lugar para hacer la nueva peritación, con la abogada por la querella Karina Chueri, “había dudas” y temor de que plantaran alguna evidencia. “Uno piensa en todas las trabas que ha tenido la investigación”, explicó el hermano del policía asesinado Lucas Muñoz.

La peritación se hizo con la supervisión del fiscal Martín Govetto, a cargo de la investigación del homicidio, una perito de Criminalística del Ministerio Público Fiscal, un perito forense del Poder Judicial y personal de la PSA. “Cuando encontraron la vaina tenía un desgaste propio del paso del tiempo”, indicó Javier. Sostuvo que habrá que esperar el resultado de los estudios para confirmar la nueva hipótesis: que la escena primaria del crimen es donde hallaron el cadáver. También, para corroborar si la vaina pertenece a un proyectil del arma del policía asesinado y si fue la que usaron para la ejecución.

Javier explicó que el informe de Gendarmería había desestimado que lo mataron en ese lugar porque, por ejemplo, no hallaron sangre ni huellas. Pero señaló que los peritos ahora observaron que la tierra en ese punto tiene mucha capacidad de absorción. Eso explicaría la poca presencia de sangre además de que el tiro fue en la nuca, que no produce supuestamente una abundante hemorragia. Además, los peritos de Gendarmería habían descartado la ejecución en ese sitio porque los borceguíes de Muñoz tenían tierra de otro lugar, pero Javier recordó que las medias estaban manchadas con tierra. Por eso, sospechan que tal vez lo obligaron a caminar sin calzado.

Read 23 times
Rate this item
(0 votes)